LITERATURA HISPANA Y BREXIT

En escritor por encargo no podemos ignorar las coincidencias ni los datos y, en plena polémica por el Brexit, salió publicada la famosa «longlist» del prestigioso premio Man Booker International, que anualmente reconoce una obra de ficción, de entre las millones de obras publicadas en todo el mundo, traducida al inglés. La primera tanda de esta lista contiene trece nombres, de los cuales, tres nombres son latinoamericanos: Samanta Schweblin (Buenos Aires), por «Pájaros en la boca»; Juan Gabriel Vásquez (Bogotá), por «La forma de las ruinas», y Alia Trabucco Zerán (Santiago de Chile), por «La resta».

Este dato no debería extrañarnos a ningún escritor fantasma, que estamos al tanto del fuerte peso de la literatura hispana en todo el mundo. Ya el año pasado también hubo tres nombres españoles en la aclamada lista. Este año, debido a las disputas por la salida de la unión europea, éste hecho tiene mayor significado. La política puede ser aperturista, pero la lengua y la literatura apuestan por tener unas puertas más abiertas.

Se trata de un reflejo claro del cambio que ha existente en la recepción de la literatura latinoamericana por parte de los lectores anglosajones, respondiendo a la gran cantidad de traducciones del español en estos últimos años y de la pérdida del estigma de que todos los latinos escriben únicamente realismo mágico. Y es que, en un tiempo político donde parecen rescatarse con fuerza los nacionalismos, en escritor por encargo celebramos orgullosos que la literatura apueste fuerte por lo extranjero, por la globalización y el acercamiento a otras culturas.