AÑO NUEVO, PROPÓSITOS NUEVOS

Estamos a punto de comenzar un año nuevo y, en escritor por encargo, sabemos bien que siempre viene acompañado de nuevas metas y propósitos. Como escritores, nosotros también nos marcamos diversos objetivos para mejorar en nuestro sector.

Si quieres ser escritor o estás pensando en, el próximo 2019 fomentar ese hobby que tanto te apasiona, deberás planear marcarte las siguientes rutinas:

  • Leer mucho, a ser posible cada día. Crear costumbres y hábitos no es sencillo, se requiere esfuerzo y constancia, pero, una vez superado un margen, consigues asimilarlo como una parte más de tu día a día. Somos animales de costumbres, no lo olvides. Márcate objetivos sencillos, leer un par de páginas cada noche, algo que sepas que puedes cumplir sí o sí, hazlo cada día sin falta, (ponte alarmas, deja el libro sobre la mesilla de noche, sobre tu ordenador…), busca lecturas amenas que te mantengan motivado y, en algo más de un mes, verás que de pronto se ha convertido en un hábito normal.

Leer te permite aprender, mantenerte activo y tener ideas en las que basarte para tus propias historias. Es fundamental leer otros autores y otras temáticas para saber qué tipo de escritor quieres ser, ampliar tu técnica y, por supuesto, tu vocabulario.

  • Escribir más a menudo, quizá un tanto de páginas a la semana o al mes. Obviamente, para ser escritor hay que escribir. Al igual que con la lectura, es un hábito que puede aprenderse y dominarse. El día a día, el trabajo, la pereza, son letales. Busca momentos de tu día o de tu semana que, de forma realista te permitan disponer de unos minutos para sentarte delante de tu cuaderno o tu ordenador. No hace falta que tengas una idea concreta, siéntate y escribe lo que sea, ése es el primer paso. A veces, si la inspiración no llega sola a ti, debes ir en su busca.
  • Ser más observador para captar nuevas historias. Abre tu mente, las grandes historias nos rodean cada día, solo hay que poner atención. A veces es una cara que hemos visto en el metro, la anécdota que nos cuenta nuestro compañero de trabajo, la versión de ese cuento que le leíste a tu hijo. Mantén tu cerebro despierto y abierto a cualquier opción y realidad, por rebuscada que sea, un escritor sin imaginación no es nadie.
  • Un viaje, una aventura, cosas que propician el alimento de la imaginación y las ganas de redactar. Date el gusto, quizá sea sano para tus ideas y para tu pluma, pues despierte las ganas de empezar un blog, por ejemplo, o un libro de recetas o viajes.
  • Escribir un libro o una biografía. El objetivo estrella de todos los años nuevos. Hay quien opta por acudir a los escritores fantasma, como nosotros, o a un redactor de contenidos que le ayude a poner en orden sus ideas. Sea como fuere, si realmente deseas ver tu libro tomar forma y andas perdido, busca ayuda, es un primer paso para aprender y ganar independencia en el terreno.

En escritor por encargo lo escribimos por ti a partir de tus propias vivencias, o bien te asesoramos para que tú mismo mejores esas páginas que tienes guardadas desde hace tanto tiempo. Un nuevo año comienza, ¿Cómo quieres recordarlo, o leerlo cuando termine?