ADIÓS A LOS LIBROS, ADIÓS.

Escritor por encargo, nuestros escritores fantasma, los libros y la literatura están de luto pues, la emblemática librería de Nicolás de Moya, fundada en 1862 y ubicada en la histórica calle Carretas de Madrid, cierra. De hecho, ya ha colgado en sus cristales los carteles de “liquidación por cese de actividad” debido a la dificultad de mantener vivo el negocio en los tiempos que corren.

Ya era el único negocio centenario que resistía en la calle Carretas, y presumía de ser la primera librería española especializada en el “arte de curar”, la medicina.

Nicolás Moya Moya comenzó su aventura con la creación de una pequeña imprenta donde publicó libros de grandes referentes de la época en medicina: Santiago Ramón y Cajal, José Letamendi y Federico Loriz. También se dedicó a la traducción de obras científicas francesas, inglesas y alemanas que, por aquel entonces, eran de difícil acceso en nuestro país.

Fue en la trastienda de esta librería donde Ramón y Cajal leía, compartía conocimientos con otros compañeros y creaba medicina.

Pasada la época dorada de los libros, la biznieta de Moya, consumida por las pérdidas, echa el cierre en un periodo de crisis para la lectura donde las ventas por internet devoran al papel. En escritor por encargo entendemos los cambios de modas, de épocas, las nuevas tecnologías, pero hay tradiciones y recuerdos, que duele más que otros perder.